La pandemia del COVID-19 ha puesto en marcha la labor de todos los países, instituciones y científicos a nivel mundial en busca de encontrar una vacuna que ayude a prevenir el contagio del virus SARS-CoV2, causante de la enfermedad que ha infectado (desde el momento de la publicación de la nota) a más de 22 millones de personas en el mundo y casi 800.000 decesos en todo el planeta.

Las mujeres a lo largo de la historia han roto los esquemas y se han forjado una figura dentro de cualquier ámbito, en el plano científico, tres féminas se posicionan como la precursora de la vacuna anti COVID-19 y en este apartado te las presentamos.

La Organización Mundial de la Salud reconoció seis proyectos avanzados para desarrollar la primera patente inmunológica y combatir la pandemia, de esos estudios, hay tres mujeres que encabezan las investigaciones científicas: la china Chen Wei, la estadounidense Kizzmekia Corbett y la británica Sarah Gilbert.

Leer más: Esta científica latina sabe cómo debilitar al covid-19

Ver más: ¡Mayor prevención! El polvo podría propagar al covid-19

Las tres mujeres son fuertes candidatas para alzarse con el premio Nobel en el área de la medicina y han trabajado arduamente con el objetivo de poner en la cumbre a las ciencias y no solo eso, sino también hallar esperanzas en una humanidad que ha sido duramente golpeada por la pandemia desde el primer trimestre de este 2020.

De izquierda a derecha: la británica Sarah Gilbert, la estadounidense Kizzmekia Corbett y la china Chen Wei, las tres son fuertes candidatas al premio Nobel por sus aportes. Imagen cortesía: El Periódico

Una de las científicas es la oriunda del gigante asiático, Chen Wei, una de las más mediática y el apodo que le han conferido “Terminator de los virus”, lejos de un sarcasmo, es por ser una de las pioneras en combatir y estudiar la pandemia que azotó en el 2003 en Asia por el SARS, con sus estudios pudo salvar las vidas de fuerzas militares y su producto: el gel aerosol impidió el progreso del virus, además, ha trabajado con otras enfermedades infecciosas como el Ántrax y Ébola.

La epidemióloga de 54 años y que forma parte del área de salud del ejército chino es líder del equipo que trabaja en conjunto con la farmacéutica china, CanSino y su patente se encuentra en la fase 2, según la OMS.

Sarah Gilbert representa a Europa entre las tres mujeres que buscan la patente, la británica de 58 años de edad, viene forjando su prestigio hace mucho tiempo y ha sido una fuerte candidata del premio Nobel, gracias a sus estudios de la vacuna universal de la gripe estacional (influenza).

Posee dos carreras profesionales afines, es bióloga y bioquímica, egresada de la prestigiosa casa de estudios de la Universidad de Oxford, recinto donde también ejerce como profesora, es la que encabeza la patente en conjunto con el centro de investigaciones de la institución académica en compañía de unos 300 científicos.

Gilbert ha investigado de otras enfermedades tropicales y del Mediterráneo como la malaria, MERS, hepatitis B, Ébola, aparte en el papel que desempeñan el sistema inmunológico (en especial, las células T dentro del organismo). Por otro lado, la británica ha mencionado que sus trillizos han probado la vacuna que patenta su madre.

Kizzmekia Corbett es una científica estadounidense, de origen afrodescendiente y es la más joven de las tres mujeres encargadas de patentar la vacuna contra el COVID-19. Ella es la encargada de dirigir el equipo de investigadores en conjunto con la farmacéutica Moderna.

La oriunda de Carolina del Norte, se licenció en la Universidad de Maryland en biología y sociología, ha trabajado en las investigaciones sobre el dengue, la fiebre hemorrágica de Sri Lanka, MERS, SARS, entre otras enfermedades infecciosas.

Corbett es una de las fuertes candidatas para obtener el premio Nobel de este año y busca ser la pionera en lanzar la patente inmunológica y combatir la pandemia actual.

Fuente: El Periódico