De nuevo Trump es el centro del huracán y Twitter le secunda, pero esta vez no hay pelea interna entre el mandatario estadounidense y la red social del pajarito azul, sino, más bien el conflicto es contra los detractores de la administración del gobernante.

La Casa Blanca solicitó a la Corte Suprema de los Estados Unidos que tome en consideración la decisión que realizó la institución judicial en contra del mandatario por intentar bloquear a sus más acérrimos críticos de su gestión.

Esta decisión fue promulgada por la Corte en julio del 2019 donde expresó que Trump no puede bloquear a sus detractores en la red social antes mencionada y la solicitud viene, precisamente un año después del dictamen judicial.

Lee más: Instagram adoptará una nueva función para su navegación ¡descúbrela!

El argumento que expuso la Casa Blanca fue que el mandatario utilizada su cuenta personal (que posee más seguidores) en vez de su perfil oficial como presidente de los Estados Unidos, un alegato  que puede ser apelado por la administración Trump.

En la solicitud se puede visualizar un extracto del documento “La capacidad del presidente (Trump) de usar las funciones de su cuenta personal de Twitter, incluyendo la opción de bloquear, son independientes de su despacho presidencial. Bloquear a cuentas de terceros de interactuar con su perfil @realDonaldTrump es puramente una acción individual que no involucra ningún ‘derecho o privilegio creado por el estado’”.

La decisión tomada por la Corte Suprema fue promulgada, luego de que el mandatario fue demandado por bloquear a otros usuarios de la plataforma digital en 2017, el caso fue traspasado la sede judicial del Distrito Sur en el 2018 (apelación) y al año siguiente se dictó de forma unánime en el Circuito Segundo de Apelaciones del Tribunal de los Estados Unidos.

Cabe recordar, que Trump ha sido muy enfático con Twitter, debido a las polémicas que han surgido con temas electorales, salud (pandemia del COVID-19) y críticas de un lado y de otro.

Fuente: Supreme Court of United States y CNET en español