Con el pasar del tiempo surgirán nuevos descubrimientos o tratamientos que contrarresten los efectos del covid-19. Recientemente la científica de origen mexicano, Mónica Olivera, indagó a través de sus conocimientos físicos y biológicos la forma en cómo el virus SARS-CoV-2 logra interactuar con el cuerpo humano.

Para ello, junto a su equipo de trabajo en la Universidad Northwestern (Estados Unidos) analizaron las diferencias entre el coronavirus que causó la epidemia SARS del año 2003 y el causante de la enfermedad del nuevo coronavirus o covid-19.

“Yo no tenía nada que ver con medicina. Yo soy científica en ciencia de materiales. Pero a la hora de ver este problema tan fuerte, entramos en acción”, expresó la especialista en una entrevista concedida a la BBC.

El  experimento a nivel molecular  que lidera la azteca, ha reducido de manera inicial en 30% la conexión del patógeno con los receptores humanos.

“Es otra manera de curar. Esto no son anticuerpos (como los de las vacunas), los cuales tienen el problema de que pueden hacer resistente al virus. Hay muchos casos en los que los virus se vuelven resistentes a los anticuerpos”, añadió.

Olivera espera en tres meses desarrollar un polímero que permita tres veces bloquear y proteger al cuerpo humano con respecto a los efectos mortales del nuevo virus.

Lee más: Fuente: China aprueba la patente de su primera vacuna para el COVID-19

La teoría de la mexicana sostiene que: el SARS-CoV-2 al momento de ingresar al cuerpo a través de sus proteínas S, logra hacer contacto con la enzima capaz convertirse  en angiotensina (AC2) de las células humanas que están presentes en el corazón, riñón y el estómago, para luego

¿Cómo puede adoptarse en la medicina?

El desarrollo de crear un polímero que actúe contra las espigas del SARS-CoV-2 puede tomar de dos a tres meses.

Una vez creado, habría que elegir un medio de administración. Mónica Olvera considera que podría funcionar a través de un aerosol, con las ventajas que eso tiene.

«Los virus son tremendos. Pueden usar las cápsidas (estructuras) de otros virus y el ARN, duplicarse y mutar», advierte.

Fuente: BBC