Alguna vez hemos visto la franquicia de película de terror, Annabelle, y más aún, que esta adaptación se debe a una muñeca que ha generado maldiciones y actividades paranormales ligadas a la familia Perron y que fueron investigadas por la pareja de esposos Warren, quienes se encargaban en el área de estudio de psicofonías, presencias extrañas, entre otros aspectos.

La muñeca es similar a un modelo de trapo con pelo rojo, de aspecto inofensivo a la mostrada en la versión cinematográfica, de hecho, es increíble que sea protagonista de hechos paranormales en toda su existencia, o al menos, desde que se conocen registros de estas actividades.

Ahora bien, el día 14 de agosto fue noticia y de una vez las redes sociales se hicieron eco de la desaparición misteriosa de la muñeca maldita, la cual, se encontraba en la urna de madera del museo Warren, sitio dedicado a objetos malignos recolectados por los esposos. Annabelle estaba en este lugar desde 1970.

Lee más: Reporte: Google obliga a OnePlus a romper acuerdo con Epic Games

No obstante, muchos aseguran que la desaparición es obra de lo extraordinario o por hechos paranormales; otros afirman que se debe a una mudanza temporal debido al cierre del museo por parte del gobierno local de Connecticut (lugar donde se ubica el museo Warren).

El origen de este boom mediático o viral, se debe a que alguien colocó en Wikipedia, una actualización acerca de la desaparición de Annabelle, la cual, se hizo como avalancha mediática y puso a toda internet alterada por tal noticia.

La maldición de Annabelle se remonta desde la década de los 60s, cuando los esposos Warren fueron consultados por una mujer quien les aseguró que la muñeca estaba “poseída por el demonio” y que se movía por toda su habitación.

Lee más: Reporte: Google obliga a OnePlus a romper acuerdo con Epic Games

La muñeca fue un regalo por parte de una madre a su hija estudiante de enfermería en 1920, su nombre tiene origen en una niña de 7 años llamada Annabelle Higgins quien falleció de manera misteriosa y que según la chica dueña de la muñeca, el espíritu de la niña se adhirió a la muñeca de trapo.

Para los esposos Warren, la muñeca presentaba una presencia maligna y no la niña Annabelle. Por otro lado, reseñan la pareja que realizaron exorcismo al juguete y la adquirieron para su museo, siendo una de las atracciones del lugar creado por los Warren.

Por lo pronto, se desconoce la versión oficial de este hecho. Está a tu criterio será ¿boom mediático? ¿La robaron en serio para ritos satánicos? O por alguna otra razón.

Fuente: Código Espagueti