Toshiba puso punto y final al negocio de las computadoras al vender sus participaciones o activos a Sharp, además de poner en venta su participación del 19.9% en la marca de portátiles Dynabook a la compañía antes citada, según el portal web de noticias tecnológicas Gizmodo.

Toshiba ya había vendido un gran porcentaje de sus activos en el mundo de las computadoras portátiles al vender un 80% en el 2018 a Sharp, por lo cual, con al ceder sus últimas acciones, certifica el fin del mercado portátil por parte de la empresa nipona.

Gizmodo a su vez, menciona que una de las razones potenciales para el retiro de Toshiba en el negocio, fue el fracaso rotundo de su versión en alta definición del DVD por la competencia del Blu-ray, la cual, sucumbió en el mercado ante compañías de la talla de Apple, Dell y Lenovo.

Lee más: Todo lo que debes saber acerca del Xiaomi Mi 10 Ultra

Cabe recordar, que Toshiba fue la pionera en impulsar la era de las computadoras portátiles, con el modelo T1100 del año 1985, la cual, fue considerada como la primera laptop convencional en el mercado. Con esta vanguardia progresista en el mundo de los ordenadores, la empresa japonesa empezó a ganar impulso con respecto a otras compañías de la industria tecnológica, tanto así, que sus inversiones prosperaron entre 1990-2000 con el lanzamiento de sus productos Satellite, Portégé y Qosmio.

No obstante, al incursionar en el mercado de las computadoras portátiles, muchas empresas empezaron a innovar en sus modelos, dando como resultado, la debacle de la compañía asiática y al poner punto final dos décadas después de su exitoso auge dentro del ámbito tecnológico.