El mandatario ruso Vladimir Putin aseguró en cadena nacional en Rusia, cuya nación ha dado un importante paso en las ciencias, al registrar la primera vacuna contra el virus Sars-CoV-2 responsable del COVID-19 y ser el primer país del mundo en desarrollar con ‘éxito’ un tratamiento preventivo para enfrentar la pandemia actual.

El mandamás ruso afirmó “esta mañana se ha registrado, por primera vez en el mundo, una vacuna contra el nuevo coronavirus”, mencionó el presidente en reunión conjunta con los miembros de su gabinete ministerial.

La vacuna registrada por científicos rusos, lleva por nombre Sputnik V, haciendo referencia al primer satélite lanzado en órbita de origen ruso. Por su parte, Putin aseguró que la inmunización es “eficaz” y ha superado todas las pruebas realizadas y permite lograr una “inmunidad estable” ante el virus responsable de la pandemia que azota al mundo.

El responsable de la cartera de Salud en Rusia dio la aprobación de la vacuna contra el COVID-19, la cual, fue desarrollada por el Instituto Gamaleya de la capital rusa, consecutivamente, al entrar en fase de estudios y ensayos en seres humanos en un periodo de 2 meses aproximadamente.

Lee más: Realizarán pruebas en el tratamiento para enfermedades pulmonares por el COVID-19

No obstante, la OMS ha alertado sobre la vacuna rusa y mencionó que dicha inmunización no estaba registrada entre las seis más avanzadas con respecto a estudios y pruebas, lo cual, ha generado suspicacias y dudas en torno al Sputnik V.

Sin embargo, la máxima entidad internacional encargada de la sanidad, la OMS por intermedio de su portavoz, Tarik Jasarevic, dijo en alocución: “Acelerar los procesos no debe significar poner en compromiso la seguridad”, además subrayó la rapidez en que se está desarrollando las vacunas, teniendo expectativas de la seguridad y eficiencias de las mismas.

Las empresas que están en la lista del organismo internacional en materia de salud, son Pfizer, Moderna Inc., AstraZeneca en colaboración con la Universidad de Oxford y dos laboratorios chinos.

Fuente: La Vanguardia