El mundo de las tecnologías está de luto, tras darse a conocer el sensible fallecimiento de Frances Allen, una de las máximas exponentes de las ciencias tecnológicas y pionera en el descubrimiento de la optimización de compiladores, la científica murió a la edad de 88 años el pasado 04 de agosto.

Allen fue la primera mujer en trabajar dentro del ámbito informático y sentó las bases principales del software o sistema operativo de programación, dando impulso a futuras generaciones en las computadoras, teléfonos inteligentes y la conectividad a internet.

La confirmación de su muerte fue dada por el bisnieto de Allen, Ryan McKee quien informó del fallecimiento de la notable científica y una de las grandes mujeres que aportó sus conocimientos al mundo de las tecnologías.

La carrera académica y profesional de Allen data a finales de la década de los 50s, en 1957 comenzó a trabajar en IBM para costear sus estudios universitarios. Formó parte del proyecto Harvest, trabajando con la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (por sus siglas en inglés, NSA, National Security Agency) y además, participó en dicho organismo gubernamental en el desarrollo de la programación Alfa, hasta que fue sustituido por SQL.

El prestigio de la informática le valió un valioso puesto en IBM, a la cual fue la primera socia de la compañía de los ordenadores y en el año 2006, se convirtió en la primera fémina en obtener el prestigioso premio Turing, por sus notables aportes dentro de las ciencias informáticas.

Lee más: Reporte: filtran información confidencial de Intel

 Por su parte, IBM anunció a través de unacarta sobre los aportes de Frances Allen, resaltando los avances científicos, amén, de su contribución como mentora e impulsar a otras mujeres dentro del entorno tecnológico:

“Fran (Allen) será recordada por su visión técnica y su labor fundacional en la computación, pero será evocada por su pasión para inspirar y enseñar a otros, además de su esfuerzo por crear un ambiente de perseverancia, disciplina y trabajo duro a través de la comunidad IBM. Tan resaltantes como sus distinciones en el mundo de la informática y la programación, Fran también estaba comprometida con su equipo al dedicarle a sus ideas y sinergias y, especialmente, a apoyar a las mujeres”.

Allen obtuvo también otros reconocimientos dentro de su labor en 1997, siendo miembro de Women In Technology International Hall of Fame y el premio Augusta Ada Lovelace de la Asociación de Mujeres para la Computación.

Fuente: IBM