Al fin una buena noticia en medio de la pandemia, y es que, se desarrolló con éxito, la vacuna experimental rusa contra el COVID-19, la cual es ejercida por el Ministerio de Defensa y el Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya, dicha inmunización fue satisfactoria y logró protección a todos los pacientes que les fue suministrada.

La vacuna fue aplicada hace un mes y medio a todos los pacientes, se les observó si hubo un cambio o reacción adversa, además, de comprobar los efectos esperados y los resultados fueron sumamente positivos, ya que, se comprobó inmunidad contra el virus causante de esta patología.

Por su parte, el Ministerio de Defensa anunció la veracidad de la fase de revisión y los efectos inmunitarios conferidos a las personas que se les aplicó la vacuna, además de que no posee reacciones secundarios o adversos al aplicar esta inmunización.

A su vez, la organización rusa enfatizó la seguridad de esta vacuna en las personas que se les aplicó, por lo cual, se dio por finalizadas las pruebas y ensayos clínicos con la espera de que este tratamiento sea distribuido y comercializado no sólo en territorio ruso, sino, también, a nivel mundial.

Lee más: HBO podría abordar en formato serial sobre la vacuna del COVID-19

No obstante, para ser distribuida en su territorio, primero deben tener el permiso internacional que certifique la distribución y aplicación de dicha vacuna. Por lo pronto, Rusia espera realizar campañas de difusión masiva y aplicar esta inmunización.

Además, Rusia estaría diseñando otras vacunas afines de contrarrestar la patogenicidad del Sars-CoV2, por medio de 17 organizaciones científicas farmacéuticas y financiadas por el gobierno de ese país.

El impulso de esta vacuna abriría las posibilidades de que la patente sea establecida en este mismo año, tras las primeras impresiones de la inmunidad conferida en los seres humanos, además de otras farmacéuticas y países como Estados Unidos, Alemania, China, India y compañía financiadas, por poner un ejemplo, Bill Gates han escatimado esfuerzos para la propagación de nuevas vacunas contra el COVID-19.