Los motivos parecieran múltiples, desde la violación de los protocolos de privacidad en los usuarios en territorio norteamericano como la red de pederastia en dicha aplicación.

Tras las declaraciones de Mike Pompeo, Secretario de Estado de la Casa Blanca, el gobierno de Donald Trump tiene en el punto de mira a las apps del gigante asiático, en especial a TikTok, que según senadores y miembros del gabinete estadounidense, podría filtrar información  con el fin de espionaje por parte de la administración política en Pekín.

Las acusaciones de Pompeo se suma también a los señalamientos de Mark Meadows, jefe de gabinete de la Casa Blanca, quién aseguró la suspensión de la red social en unas semanas.

No obstante, hay otros fundamentos para que el gobierno de los Estados Unidos le tenga cierto recelo a TikTok y otras aplicaciones de origen chino, y lo que sale a relucir se remonta en el año 2018, tras la guerra comercial entre el gigante asiático y la nación más grande de América.

La imposición de los aranceles a equipos “Made in China”, robo de propiedad intelectual, métodos desleales en comercialización de los productos, sumado a la regulación de artículos americanos en suelo chino, han sido los detonantes para una nueva guerra convencional entre Xi Jinping y Donald Trump.

En la opinión de algunos analistas en el campo de las tecnologías, la supresión de TikTok en territorio estadounidense, constituiría un golpe bajo para la compañía ByteDance (dueña de la interfaz), siendo Estados Unidos el tercer país con mayor cantidad de usuarios activos.

Además, TikTok es una de las principales rivales de compañías como Facebook (quién tiene los derechos de WhatsApp, Instagram, Messenger), otras redes sociales que tienen mayor impacto dentro de la sociedad norteamericana.

Otro de los motivos del gobierno norteamericano, es que TikTok puede convertirse en un puente o mecanismo para el crecimiento de grupos terroristas como el Estado Islámico, Al-Qaeda, Tigres de Tamil en Sri Lanka y otras agrupaciones con fines bélicos y que podrían influir en los más jóvenes.

Sin embargo, la razón principal sigue “siendo la temática de seguridad y privacidad del pueblo estadounidense”, lo cual reza la misiva de 24 congresistas dirigida al mandatario Trump, y que tiene como fin, aplicar medidas restrictivas y definitivas para la app.

De momento no ha habido pruebas que respalden las declaraciones de los principales actores del gobierno norteamericano con respecto a la interfaz asiática.