Anthony Levandowski, un exingeniero de Google, fue acusado por robo de secretos comerciales y sentenciado a 18 meses de prisión por un juez federal a cargo del juicio, según lo declarado por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos este martes 04 de agosto.

El ingeniero proporcionó a una compañía rival documentos robados a la gigante de las búsquedas, archivos afines a la tecnología de vehículos de conducción autónoma, además, de que el delito por el cual se le acusó, tuvo un impacto desde hace un par de años, cuando la demanda procedió por parte de la empresa de carros autónomos de Google, denominada: Waymo en contra de Uber.

Por su parte, otra empresa automotriz que salió a relucir en la demanda, fue Otto, compañía fundada por Levandowski y que Uber adquirió la totalidad la misma en el año 2016. A su vez, Google afirmó que el ingeniero robó 14.000 archivos y documentos considerados “altamente confidenciales” relacionados con la tecnología de conducción autónoma y los entregó a su firma personal.

Lee más: Google apuesta por mayor privacidad con esta mejora

William Aisup, juez encargo de emitir la sentencia, mencionó “este es el mayor delito de secretos comerciales que he visto. Esto no era algo pequeño, fue un robo a gran escala”.

El ingeniero tendrá su destino la cárcel, pero, será después de la pandemia actual, según la sentencia dictada por Aisup, asimismo, deberá pagar una multa de US$756.000 a Waymo y por conceptos judiciales de US$95.000 al Departamento de Estado norteamericano.

La sentencia significa una victoria dentro del marco legal por parte de Waymo hacia Uber, demanda que ya tenía sus antecedentes desde hace dos años. Por dicha acusación, en marzo pasado, Levandowski tuvo que pagar una multa de US$179 millones a Google por el delito confidencial. Eso no es todo, el exingeniero ha sido acusado de 33 cargos relacionados a robo de secretos con la tecnología LIDAR de detección de alcance y luz.

Levandowski también figuraba como presidente ejecutivo de Pronto.ai. Una startup creada por el ingeniero, pese a los problemas legales entre Waymo y Uber por la conducción autónoma.