Twitter anunció nuevas pistas con respecto al ataque cibernético que sufrió su plataforma el pasado 15 de julio, tras reportar algunos datos alusivos al hackeo masivo que fue objeto la compañía y su interfaz.

La red social del pajarito azul reseñó el 30 de julio por intermedio de su blog de soporte, que el hackeo masivo en la que se vieron perjudicado algunas celebridades o figuras del ámbito público donde mencionaban la estafa de Bitcoin, fue producto de un ataque de phishing.

En la ejecución del ataque cibernético, los hackers tuvieron que acceder a la información o credenciales de los empleados de Twitter, las cuales, tenían permiso para utilizar las herramientas de administración y soporte. La red social explicó, que el citado ciberataque fue objeto de un tipo de estafa muy conocida como phishing, esta se presenta en forma de un enlace o descarga de archivo, oculta en un correo electrónico, con el fin de pasar desapercibido por los equipos de protección de dispositivos electrónicos.

Twitter menciona que “no todos los trabajadores tienen acceso a las herramientas de administración y soporte de cuentas, por consiguiente, los hackers usaron las credenciales para poder entrar a los sistemas internos y recopilar información sobre estos procesos. Al acceder a nuestro sistema, los atacantes pueden dirigirse a empleados adicionales que tenían permiso a dichas opciones de control y realizar el ataque”, finalmente acuso la red social.

Por otro lado, la red social reconoció que los delincuentes descargaron los datos de 8 de las 130 cuentas responsables de las acciones como mensajes directos, videos, fotos, contactos, información demográfica e intereses. Aparte, Twitter menciona que los atacantes pudieron acceder a las bandejas de entrada de 36 de los perfiles afectados.

A consecuencia del ataque, Twitter ha concretado medidas de protección y seguridad, la cual, informó el pasado 16 de julio de bloquear todos los usuarios que intentaron cambiar la contraseña en los últimos 30 días, con el objetivo de dar con el paradero de los piratas informáticos.