Los Estados Unidos han declarado la guerra a la compañía de telefonía móvil Huawei por el presunto espionaje a  los usuarios residentes del país norteamericano a través de sus dispositivos. A la prohibición de comercialización de teléfonos de esta firma se suma la otra compañía de la misma nación asiática ZTE.

Por intermedio de declaraciones emitidas por organismos de inteligencia de EEUU durante el comité de inteligencia del senado, las mismas han recomendado a los ciudadanos de su territorio no usar los productos fabricados por las compañías orientales.

La fundación de Huawei fue ejecutado por un ingeniero integrante del ejército de liberación popular de china, lo que hace presumir que sea una empresa aliada al gobierno de ese país.

Lee más: Las aplicaciones que consumen rápidamente la batería de nuestro ‘smartphone’

“Estamos profundamente preocupado por los riesgos de permitir que cualquier empresa o entidad comprometida con gobiernos extranjeros, que no comparten nuestros valores, adquieran posiciones de poder dentro de nuestras redes de telecomunicaciones”,así lo ha expresado el director de la  FBI Chris Wray.

A las declaraciones de Wray se suman las sospechas de que el gobierno chino tenga la capacidad de cambiar y sustraer  la información de forma maliciosa difícil de detectar en los terminales de las compañías ya mencionadas.

Por otra parte la firma china indica que en 170 países sus usuarios confían plenamente en sus servicios, por lo que no existe riesgo alguno de seguridad que los comprometa.

AT&T y Verizon cancelaron de forma definitiva la comercialización de Huawei que pretendía lanzar recientemente su novedoso modelo Mate 10 pro.