Por intermedio de un estudio realizado en la universidad de Nueva York, a través de su facultad de medicina, se ha corroborado que los cigarrillos eléctricos, denominados “vaping”, aumentan los índices de desarrollo de enfermedades cancerígenas y cardiovasculares.

El estudio correspondiente sometió a roedores a inhalar durante 12 semanas la nicotina que libera este producto. Arrojando como resultado daños severos en el ADN vejigas, corazones y pulmones de los ratones de laboratorio.

Lee más: Estudios revelan que un cigarro afecta igual que diez

Los mismos efectos también se observaron en algunas células de pulmones y vejigas humanas cultivadas, las cuales bajo la exposición de la nicotina y notrasimina cetona (NNK), un derivado cancerígeno de la nicotina, mostraron mayores  tasas de mutación y transformación tumoral.

Pese a que los cigarrillos electrónicos poseen  menos agentes cancerígenos que el humo de tabaco común, los consumidores del mismo podrían tener un  alto riesgo de padecer cáncer de pulmón y vejiga, según el estudio.