Intel se dio cuenta de los problemas que causaban los parches, por ello, la actualización KB4078130 desactiva la vulnerabilidad. Microsoft, por su parte realizó pruebas y  al desactivar la actualización que generaban los problemas, desapareció el problema. No instalar el parche había sido recomendado desde el  22 de enero por la misma compañía de procesadores, pero usuarios no pudieron evitarlo, porque no pueden elegir los parches que se aplican en el sistema operativo.

Intel no solo ha sido afectado con el problema de los procesadores, la compañía AMD también ha tenido problemas con reinicios y pantallazos azules que provocados por los mismos parches aplicados por el sistema de Windows, sobre todo en Windows 7.

La actualización KB4078130 hay que instalarla de manera manual si estás afectado

La actualización está disponible en todas las versiones de Windows,  posterior a Windows 7, así como las versiones para servidores. A diferencia de otras actualizaciones, este parche es necesario instalarlo de forma manual.

Esto, debido a que no todos han sido afectados con este problema . El parche KB4078130 está disponible en este enlace del catálogo de Microsoft Update.