Somos muchos los usuarios que dependemos para comunicarnos por WhatsApp, por lo menos, es extraño conocer a quienes no lo usen, y no es sorpresas que cuando se cae el servicio de mensajería muchos se inquieten, y se van a la red social microblogging para expresar su indignación.

Tenemos la respuesta, esto se debe al encriptado end-to-end, que se encarga de enviar los mensajes que enviamos a una caja o “paquete” hacia el servidor, y este proceso es a través de Internet. Lo que sigue, se verifica el número del destinatario y lo busca en un enorme directorio de contactos, una vez encontrado le envía el paquete de mensajes.

Este servidor del que hablamos es una parte importante para el envío y recepción del mensaje, cuando este falla, cae WhatsApp, y deja de funcionar. ¿Por qué los fallos? son diferentes las fallas: Saturación (muchos mensajes enviándose), problema de códigos o sobrecalentamiento, y una última causa, WhatsApp cuando actualiza necesita reiniciar los servidores.