Todo iba bien, Huawei, lo tenía todo para por fin entrar y crecer en el mercado norteamericano. Y esta semana era su gran anuncio. Sin embargo, este lunes el sueño se desmoronó cuando una de las principales compañías  AT&T  operadoras del país renunciaba al acuerdo de comercialización de su buque insignia, Mate 10 Pro. 

Y por supuesto, nada agradable la noticia para Huawei, una empresa que lleva años persiguiendo el sueño de ver hecha realidad la jugada estratégica. Para el CEO de la empresa, Richard Yu, es una lastima no poder saborear en el CES 2018 lo que suponía uno año memorable para la marca:

“Es una gran pérdida para nosotros, y también para las operadoras, pero la pérdida más grande es para los consumidores, porque los consumidores no tienen la mejor elección”.

 

Lee: Lenovo Vital, el nuevo MotoMod medicinal

Para Yu, esta negación es una falta de confianza por parte de los Estados Unidos, así lo señaló durante el evento de ayer martes:

“Nos hemos ganado la confianza de los operadores Chinos, hemos ganado la confianza de los mercados emergentes… y también hemos ganado la confianza de operadores globales, todos los europeos y japoneses. […] Hemos demostrado nuestra calidad, hemos demostrado nuestra protección de la privacidad y seguridad”.

No será la última vez que Huawei intenta su entrada a territorio estadounidense, lo que no tenemos duda, es que esto no ocurrirá por ahora, o por lo menos hasta que cuenten con un nuevo buque insignia que represente y haga las veces de estandarte.

Esperemos que pasa en la próxima edición de CES 2019.