El LiFi lleva años sonando entre los proyectos tecnológicos, y aún no se había hecho realidad esta tecnología en el ámbito doméstico. Ocurre, al fin, con MyLiFi, que es una lámpara de escritorio.

Esta lámpara puede servir conexión a Internet sin cables, sirviendo la propia luz visible como método de transferencia; pero claro, esto implica usar una base ‘de recepción’ compatible con el LiFi. No obstante, el ‘pack’ se vende al completo, para que podamos conectarlo por USB.

Lee: JP Morgan: El Bitcoin puede ser el nuevo oro

A pesar de lo anterior, habrá quien piense que dejar la mesa limpia de cables ya puede hacer que MyLiFi merezca la pena. Sin embargo, también hay que tener en cuenta que la velocidad de transferencia máxima es de 23 Mbps.

Es decir, que hacer uso del LiFi sólo para dejar la mesa libre de cables nos va a hacer desperdiciar esos 100, 300 Mbps o más que tengamos contratados y nos llegarían con el cable Ethernet, o incluso con el WiFi. No obstante, el proyecto busca financiación en Indiegogo, en una campaña de crowdfunding a través de la cual nos podemos hacer con ella por 840 dólares. ¡Costoso!