La compañía Microsoft el pasado mes de octubre de 2017 suspendió la fabricación del sensor de cámara Kinect, pero a partir de este 2018 de manera definitiva no producirá más este accesorio en las consolas nuevas de Xbox One.

Esta decisión tomada por la multinacional estadounidense, ha generado una  inquietante preocupación para los nuevos usuarios poseedores del modelo de Xbox One, debido que aún no posean un adaptador en sus consolas.

Lee más :Según la ciencia este es “El Mejor Chiste del Mundo” 

Microsoft como parte de compensación ha ofrecido a los usuarios poseedores de Xbox One S adquirir un dongle gratuito que les permitirá seguir disfrutando la última versión del Kinect adapter.

“Después de una cuidadosa consideración, decidimos dejar de fabricar el adaptador Xbox Kinect para centrar la atención en el lanzamiento de nuevos accesorios de juego solicitados por los fans en Xbox One y Windows 10”, así lo expresó un portavoz de la compañía estadounidense.

Solo nos toca esperar si Microsoft reconsidera esta decisión para que los Kinect de cámara de esta consola de videojuegos puedan continuar en el mercado distribuidor.