El mundo lo sabe. Apple acertó muy bien con el lanzamiento de iPhone X, sin embargo la promesa de ser invisibles, con una funcionalidad extrema sigue siendo una utopía y puede que se mantenga así. La dirección es la correcta, y muchos especialistas coinciden en eso, Apple dio el primer paso para ese mundo de tecnología que tanto esperamos, un camino que muchos fabricantes ya han tomado.

iPhone X, ha resultado ser un equipo que demuestra un resultado que se define como “menos es más”, ¿un ejemplo? haberle dado muerte al botón principal (home), esta ausencia ha sumado una experiencia general al dispositivo.

Lee: Caída de Whatsapp a víspera del 2018

¿Significa que hay que desearle larga vida al reconocimiento facial? Quizá. En poco más de un mes de pruebas continuas con el iPhone X, esta tecnología funciona en casi todos los escenarios, en casi todas las ocasiones. Claro, es fácil argumentar que no se pagan US$1.000 por el casi. Y buena parte de esto es cierto.

¿Larga vida al reconocimiento facial? Pues, el dispositivo funciona casi en todos los escenarios y en casi todas las ocasiones cientos de vídeos alojados en la plataforma Youtube lo demuestra. Es para destacar, que su precio USD$ 1000 no debería representar el casi.

La introducción de nuevos mecanismo de acceso, es un paso hacia la perfección y sí. La competencia entre fabricantes se vuelve aún as interesante. Lo que traduce que no solo estamos frente a un experimento sino a un avance.