La organización francesa que defiende los derechos de los consumidores demandó a las gigantes tecnológicas Apple y Epson por “obsolescencia programada”, es decir, la provocación del bajo rendimiento de sus equipos para que los consumidores compren otras y aumentar las ventas de las mismas. Esto sólo en Francia es considerado un delito

Samuel Sauvage, Presidente de Alto a la obsolescencia programada, enfatiza que antes de que la compañía Apple se viera envuelta en el actual escándalo de ralentización de software, se demostró a través de numerosas pruebas esta práctica, la cual era ejecutada al mismo tiempo en el que sacaban al mercado otro dispositivo móvil.

Lee: Alemania aplicará ley de contenido ilegal en redes sociales

De igual manera la organización francesa presentó una demanda contra el fabricante japonés Epson, quien el pasado 24 de noviembre se le había abierto una investigación ante la fiscalía de Nanterre. Donde los usuarios del país galo denunciaban que la reparación y cambios de los cartuchos es casi el equivalente a la compra de otro artefacto.

“Este caso abierto contra Epson es una primera victoria para nosotros, ya que es la primera vez en que la fiscalía lidera la investigación sobre un caso de obsolescencia programada a partir de hechos ya expuestos por nosotros” agregó Sauvage.

Cabe destacar que la ley francesa aplica sanciones para la compañía que incurren a este tipo de prácticas desde el mes de agosto del año 2015.