La primera ronda de una serie de importantes subastas de automóviles a nivel global se llevará a cabo en Scottdale, a mediados de enero y es donde autos de gran tradición, casi de culto, se venden. Este año presenta un modelo 1939 de la Mercedes-Benz 770K Grosser Offener Tourenwagen, usado por Adolfo Hitler de octubre de 1939 a mayo de 1941.

La historia de esta limosina está documentada. Se ordenó su construcción y fue hecha para el Canciller de la Alemania Nazi y Führer del Tercer Reich, Adolfo Hitler. El auto fue confiscado por la armada estadounidense en 1945. Se tienen datos de que fue parte de la Colección Imperial del Palacio Casino y de otras colecciones de automóviles.

Lee: Twitter ahora explicará la retención de un ‘tuit’ o bloqueo de cuenta

Aparte de ser el Mercedes de Hitler, la limosina presidencial es un auto raro y valioso sin necesidad de la historia alemán. Se trata de un modelo sobreviviente de los Offener Tourenwagens, los cuales eran muy costosos y por ende, solamente los tenían los jefes de Estado y los capitanes de las industrias.

Aparte de ser un auto para uso de los oficiales nazis, el 770K Grosser Offener Tourenwagen se usó por el Emperador Hirohito en el Japón, el Rey de Noruega, el dictador portugués Antonio de Oliveira Salazar, el dictador español Francisco Franco y la cabeza de la Iglesia Católica, el Papa Pio XI.

Leer más en UnoCero