La inteligencia artificial es, le guste o no a Elon Musk, la tecnología del futuro. No solo está presente en muchos “pequeños” gadgets que diariamente te contamos por aquí; también es empleada en grandes y ambiciosas proyectos como las que se llevan a cabo en la NASA. Esta agencia acaba de anunciar de hecho un importantísimo hallazgo que ha logrado gracias nada menos que a la inteligencia artificial desarrollada por Google. Se trata del descubrimiento de dos nuevos exoplanetas, uno de ellos perteneciente al sistema solar Kepler-90, que han sido localizados con la sonda espacial Kepler.

¿Y cómo puedes ayudar la IA aquí? Te estarás preguntando. Pues sirviendo como apoyo extra al trabajo que ya realizan los astrónomos. Los ingenieros de Google, en colaboración con la NASA, entrenaron a una máquina IA para que aprendiera a detectar exoplanetas mediante la lectura masiva de registros de luz realizados por el mencionado telescopio Kepler -cuando un planeta pasa por delante de una estrella, existen unos casi imperceptibles cambios de brillo.

Se procesaron así 14.000 millones de puntos de datos a partir de cuatro años de imágenes de Kepler, ayudando a la máquina a entrenarse para ser lo más eficaz posible en su misión. Para ello hizo uso de los llamados modelos de redes neuronales que imitan la forma en que nuestro cerebro procesa la información.

 

Lee más en: Engadget