El caso de Harvey Weinstein -productor acusado por numerosas mujeres de haberse aprovechado sexualmente de ellas durante sus años de carrera- parece estar animando a otras personas a desenmascarar también a los mayores iconos de Hollywood.

Y es que seguro que a estas alturas estás ya enterado del escándalo que en estos momentos planea sobre el carismático actor Kevin Spacey, quien ha sido acusado de haber abusado de un menor de edad en una fiesta en 1986.

El chico en cuestión, que tenía 14 años por entonces, era (y es) Anthony Rapp, protagonista de Star Trek: Discovery, quien ayer domingo, en una entrevista a Buzzfeed, afirmó que Spacey lo había agredido sexualmente en una fiesta hace ahora 31 años. Horas después de publicarse semejante declaración, el propio Spacey salió a la palestra con un comunicado oficial en el que, lejos de señalar como falsa esa acusación, se disculpó con Rapp, indicando estar horrorizado por el relato que había escuchado y confesando no recordar el incidente.

Lee: WhatsApp se actualiza en Windows 10, ahora se abre al encender tu PC

En este impactante escrito, el actor de 58 años aprovechaba también para confesar haber sido bisexual toda su vida y que ahora había elegido “vivir como un hombre gay”, algo que ha sentado bastante mal a numerosos colectivos homosexuales que creen que Spacey ha usado esa confesión personal para desviar la atención del caso de abuso.

Nada más lejos de las intenciones de Spacey, vaya. Además de ser el centro de todas las noticias hoy en EEUU y parte del extranjero, acabamos de enterarnos que Netflix ha decidido dar por finalizada una de sus series estrella en la que, mira qué casualidad, Kevin Spacey es el protagonista (y productor).

Lee más en: Engadget