Como el presidente de Apple, Tim Cook ha hecho claro en la última presentación del iPhone, que la línea directriz de la empresa de Cupertino sigue siendo guiada por Jobs. En el año 2000 Apple sacó su modelo Power Mac G4 Cube, un simpático modelo diseñado por Jony Ive, pero que a pesar de su “look moderno y futurista”, tenía serias limitaciones por las que Apple descontinuó esta máquina al año de haber sido puesta a la venta.

En una plática en Oxford, que dio el actual CEO de Apple, Tim Cook, reflexionó sobre “el espectacular fracaso comercial” del cubo, y de lo que aprendió de su mentor, Steve Jobs, sobre el fracaso y lo que significan este tipo de experiencias. “Fue un producto muy importante para nosotros, en donde pusimos mucho amor en el mismo. Pusimos enormes cantidades de ingeniería en él”, dijo Cook sobre el Cube G4. Él lo llamó “una maravilla ingenieril”. En ese entonces Cook era un funcionario VP de Apple en las operaciones a nivel mundial, el cual fue reclutado personalmente por el mismo Steve Jobs, el CEO en ese entonces.

Pero el Cubo nunca encontró un nicho, una audiencia favorable. Y aunque el diseño fue todo un éxito, era 200 dólares más cara que la Power Mac G4 tradicional, la cual tenía especificaciones similares. Para colmo, algunos cubos sufrieron grietas en su gabinete transparente debido a un error en la fabricación del mismo.

Lee: Autos no tripulados podrían aparecer en las calles en 5 o 7 años

En su plática, Cook dijo que Apple supo desde el primer día “de los problemas que tendría el Cubo”, y en julio del 2001, después de un año de haberse puesto en venta, Apple publicó una nota de prensa con el título: “Apple pone la Power Mac G4 Cube en el hielo” (Apple Puts Power Mac G4 Cube On Ice).

En última instancia, dice Cook, esto fue una lección de humildad y orgullo. Apple le había dicho a los empleados y clientes que el Cubo G4 era el futuro. Y a pesar del trabajo monumental de promoción, la demanda por este equipo no llegó y la empresa decidió dejarla ir. “Esto fue otra de las cosas que Steve [Jobs] me enseñó”, dice Cook, “Uno debe tener el coraje para verse en el espejo y decir estoy equivocado, esto no es lo correcto”.

En un sentido más amplio Cook dice que Jobs le enseñó el valor de la honestidad intelectual en donde, no importa qué tanto uno cuide algo, uno debe ser capaz de tomar los nuevos datos y aplicarlos a la situación. “Steve me mostró que hay que ser intelectualmente honesto y tener el coraje de cambiar”, enfatizó.

La plática de Cook puede verse completa aquí (en el video):