A pesar de que el iPhone X llegará al mercado hasta el próximo mes de noviembre, ya comienzan los primeros rumores sobre su sucesor, el cual no solo tendría una pantalla sin marcos como el de ahora, sino que también podría tener una pantalla OLED flexible construida por LG.

Después de que Samsung se encargará de construir todas las pantallas OLED del iPhone X, la compañía de Cupertino parece que busca nuevos socios comerciales que puedan abastecer rápidamente la demanda de Apple y otros fabricantes, así como conseguir un precio mucho más económico por ellas, por tal motivo, LG se perfila como el candidato más viable para construir las pantallas del próximo iPhone.

Lee: Hackers norcoreanos roban planes de “guerra” de EEUU y Corea del Sur

 

Según relatan diversas fuentes, LG ya ha designado un equipo de desarrollo para la creación de pantallas flexibles de los próximos iPhone. La misma fuente indica que el primer iPhone con esta tecnología podría lanzarse en el 2018, sin embargo, LG habría garantizado a Apple que las pantallas verdaderamente flexibles podrían tenerlas listas hasta el próximo 2020, mismo año en que diversos analistas pronostican que Samsung lanzará los primeros teléfonos funcionales con esta tecnología.

Llevamos varios años viendo algunos prototipos en diferentes ferias tecnológicas como el CES, donde Samsung y LG han sido los que  muestran los conceptos más interesantes y avanzados, de hecho, son dos de las empresas más poderosas en la fabricación de pantallas OLED, por lo que no es de sorprendernos que Apple apueste por LG en lugar de Samsung, quien es su principal rival en el mercado.

Leer más en UnoCero