En el mes de agosto supimos sobre el conflicto que existe entre la compañía rusa Kaspersky y el gobierno estadounidense. El FBI como respuesta a esto emitió una recomendación para abandonar los productos  de dicha compañía aunque la publicación publicada por el Wall Street Journal, señala que “ya es demasiado tarde”.

El artículo de WSJ, reportó que un grupo de hackers ruso apoyados por el gobierno de Rusia logró extraer datos clasificados de una contratista vinculada a la NSA que utilizaba los productos de antivirus Kaspersky.

Con esto situación la guerra entre la Casa Blanca y Kaspersky acaba de entrar a una nueva fase, y ahora el Departamento de Seguridad Nacional (Homeland Security) redobla la apuesta y pide la identificación, discontinuación de los productos Kaspersky en un lapso de  90 días.

Lee: Cientos de nuevos emojis llegarán con iOS 11.1

Los datos tomados por los hackers rusos contenía detalles sobre las técnicas de penetración utilizadas por la NSA en redes extranjeras, que en parte posee un código utilizado en el proceso de espionaje y  procedimientos de defensa aplicados en sus redes internas.

Esta brecha fue descubierta en el primer trimestre de 2016.

Y es que a pesar que existe esta información y es avalado por los medios: ‘No hay evidencia’. El artículo mencionado anteriormente cita “fuentes anónimas”, “gente relacionada con el tema” pero nada de esta información que fue abordada por Wall Street Journal, ha sido analizada y estudiado por periodistas independientes.

El mismo Eugene Kaspersky,  se adelantó al menos dos horas antes de la publicación al señalar que una nueva “teoría conspirativa” iba aparecer en los medios. Por supuesto, la compañía dedicada a la seguridad informática rechazó las acusaciones por lo que se considera “atrapada en el medio de una pelea política”.

Tecnohoy 

Fuente: The Wall Street Journal (paywall)  – Ars Technica