El gigante de Mountain View organizó ayer un evento especial en San Francisco donde presentó varios productos nuevos, incluyendo dos smartphones, un ordenador híbrido «4 en 1», una cámara, una versión actualizada de Daydream, altavoces, y una variante low cost de su asistente hogareño, entre otras cosas. Sin embargo, lo que se robó la atención fue un par de auriculares inalámbricos. Los Pixel Buds no sólo tratan de seguir la línea dibujada por los AirPods de Apple, sino que incluyen soporte para la traducción a 40 idiomas diferentes en tiempo real.

Es cada vez más difícil quedar sorprendido en esta clase de eventos. Un smartphone que mejora sus especificaciones en relación al modelo anterior, productos de segunda generación que optimizan el rendimiento y (supuestamente) bajan el costo, accesorios hogareños… tal vez estoy canalizando cierta decepción personal, pero sé que no soy el único que se siente así. Entonces, ¿qué se necesita para quebrar eso? Aunque parezca mentira, no mucho.

Lee: Facebook te ofrece una opción que te ayudará a olvidar a tu ex pareja

Veamos lo que sucedió en la última conferencia oficial que Google organizó en San Francisco. Por supuesto, la estrella de dicho evento fue el Pixel 2, y su hermano mayor Pixel 2 XL. SoC Qualcomm Snapdragon 835 de ocho núcleos, 4 GB de RAM, pantallas AMOLED y P-OLED de 5 (1080p) y 6 pulgadas (1440p), dos cámaras de 12.2 y 8 megapíxeles, 64 o 128 gigabytes de almacenamiento, y Android 8.0 como sistema operativo.

Ambos modelos son resistentes a líquidos, no tienen conector de 3.5 milímetros para audio (vienen con un dongle), y las opciones de colores se extienden a cinco (tres en el Pixel 2, y dos en el Pixel 2 XL). Los precios arrancan en 649 dólares por el Pixel 2 básico, y 849 dólares en el caso del Pixel 2 XL.

 

Leer más en Neoteo