Hace unos días, Elon Musk realizó una conferencia donde explicaba sus planes a seguir con respecto a la colonización de Marte, el planeta con mejores condiciones para ser terraformado, presentando el desarrollo de su nueva nave conocida como BFR (Big Fucking Rocket).

Con esta nueva aeronave, Elon Musk pretender revolucionar la industria aeroespacial al volverla mucho más económica a la par de rentable para varias compañías, ya que además de que sus modelos están pensados para ser ocupados varias veces, la tecnología de sus motores y cabinas logran optimizar el consumo a tal grado de poder considerar emplear cohetes para transportarnos de un punto a otro dentro de la tierra en cuestión de minutos poniendo como ejemplo la ruta de New York a Shanghai en 39 minutos.

Lee: Nobel 2017 por el descubrimiento del ‘reloj biológico interno’ del cuerpo

Este enorme cohete será una mezcla de sus versiones anteriores, por un lado los desarrollos alcanzados del Falcon 9, segundo, las referencias en tamaño y acoplamiento del Falcon Heavy y finalmente el uso de su cápsula dragón. Con el cual podrán llegar a Marte para el 2022 y comenzar una colonia humana dos años después.

El BFR, buscará cumplir las tareas de los modelos anteriores (Falcon 9, Falcon Heavy) a la par de poderse reutilizar varias veces, para posteriormente poder transportar personas, sobre el tamaño estimado de la aeronave, ésta tendrá 106 metros de altura con 9 metros de diámetro, la cual al desacoplarse quedará en 48 metros con una capacidad mayor a la de un Airbus A380, el cual estará dividido en 40 cabinas y área común para pasajeros, una bodega de almacenamiento y un búnker para protegerse de tormentas solares.