El viernes pasado en Google, se cometió un error que originó un tsunami cibernético en japón evitando navegar durante horas. El caos fue asumido por Google.  La gigante del buscador, dañó el BGP (Border Gategay Protocol), que se encarga de intercambiar información entre sistemas autónomos.

“Enviamos la información equivocada y, como resultado, surgieron los problemas. Modificamos dicha información a la correcta en ocho minutos. Pedimos disculpas por haber causado inconvenientes y ansiedad (entre los usuarios de Internet).”

El portavoz de Google, aseguró que trabajan para que esto no vuelva a ocurrir. En un país a donde el orden es vital, reinó el caos por horas, uno de los principales proveedores de Internet , no podían conectarse, un ejemplo OCN, quienes poseen al menos 7,5 millones de clientes y 480 mil compañías utilizando el servicio.

 

Line, Mercari, aplicaciones que sirven para vender y comprar cualquier tipo de cosas, suspendieron sus servicios por al menos  90 minutos, muchos fueron los usuarios que no podían acceder a entidades bancarias de forma online, y mucho menos reservar asientos en trenes en la página East Japan Railway Co.

Esto traduce, y a penas es un ejemplo de la crisis que puede generar un pequeño error de Google.

Tecnohoy