Hace seis meses, Lee Jae-Yong fue arrestado y acusado  de corrupción, malversación y soborno a políticos  en Corea del Sur, lo que provocó la destitución de la expresidenta surcoreana Park Geun-Hye;El príncipe Jae-Yong, podría ser condenado hasta 12  años de prisión, debido a que los fiscales considerar “beneficiario último” del escándalo conocido como “la rasputina coreana”.

Leer: Samsung Leader 8, el teléfono de ‘tapita’ adaptado a los nuevos tiempos

El nieto del fundador e hijo del presidente del grupo Samsung, Lee Kun-Hee (El hombre más rico de Corea del Sur) y otros cuatro ejecutivos de la empresa están acusados de haber sobornado  a la poderosa confidente de la expresidenta con millones de dólares a cambio de obtener favores presidenciales.

El príncipe heredero de Samsung, como también es conocido, ha negado las acusaciones declarando que desconocía a Choi-Soon-Silla,  la confidente y asesora de la ahora expresidente, hasta que Samsung compró caballos para que una agencia entrenara con clases de equitación a la hija de “rasputina”.

Según analistas, la justicia surcoreana podría liberar a Lee Jae-Yong a finales de agosto si no recibe una sentencia.Sin embargo, en el sistema judicial de Corea del Sur, los fiscales pueden exigir condena antes del veredicto, el cual sería emitido por un tres jueces.

 

Tecnohoy con información de Bloomberg