Aunque sea difícil de crees, en la últimas 48 horas fueron momentos difíciles de lidiar el gigante de la informática, Microsoft, pues hubo una filtración de más de  32 terabytes de builds internos y el código fuente de algunos controladores liberados al público como consecuencia podría dar espacio a ataques especializados.
Además, el “superseguro” Windows 10S,  sufrió otra caída frente a una macro maliciosa de Word en poco tiempo.

Entre los expertos hay duda que Microsoft haga el esfuerzo suficiente para que no existan incidentes como lo ocurrido con WannaCry, si bien es cierto que no todo es responsabilidad de la compañía,  su expediente de seguridad siempre queda en evidencia.

Leer más:

WannaCry obligó a parar la producción de Honda

El portal BetaArchve, recibió al menos 32 terabytes de información repleta de datos privados del sistema operativo y una parte del código fuente, esto nos puede dar algo de información de cuánto Builds de Windows se filtraron a  la web.

Toda esta situación da a entender que Microsoft necesita mejorar sus métodos de seguridad.
¡Ouch!: Roban código fuente de Windows 10, y hackean a la versión S

Captura: Tecnohoy

 

 

El riesgo se traduce, en acceso privilegiado en Windows 10 S por el atacante.

 

 

Leer más:

Corea del Norte: Principal sospechoso del virus Wannacry

Microsoft, declaró en semanas anteriores que ninguna variante de algun ransoware podría funcionar  en la versión de Windows, y destacó su resistencia a infecciones como el  Wannacry. El equipo de  ZDNet,  hizo contacto con la firma de seguridad Hackers House, para verificar si esto era del todo cierto, pues, los resultados fueron decepcionantes.

La gigante informática, rechazó la demostración y ratificó sus declaraciones mencionadas anteriormente, y agregó: «continuará trabajando con investigadores responsables» para brindar «la experiencia más segura» a sus clientes.

Tecnohoy