Los videojuegos están en todos lados, cualquier hogar posee al menos una consola, o por lo menos ya no es extraño. Y hay quienes juegan de vez en cuando y otros que están con la fiebre a 40 C°.

Aquellos que la fiebre al videojuego le  es difícil de bajarle, son una preocupación para muchas personas puesto que son vistos como unos bichos raros y para agregar leña al fuego, un estudio arroja un resultado bastante singular.

El informe  publicado en The Journal of Sexual Medicina refleja  la falta de líbido entre jugadores y el tiempo que pasan jugando videojuegos. En el estudio estuvieron involucrados 396 varones y los resultado fueron que aquellos que son afectos al videojuego, pero que juegan apenas una hora al día, sufren menos eyaculación precoz que aquellos que no juegan.

Leer más:

Cuál es el videojuego más popular de todos, según Facebook

Sin embargo, hubo una muestra de apatía hacia el sexo. Tenían un deseo sexual mucho menor que aquellos que juegan para nada. Además se cree que las cantidades de dopamina que se liberan al jugar, por consecuencia  hiperprolactinemia (disminución del libido)

La dopamina es conocida como la hormona del placer, la liberación sin control al jugar hace que los aficionados al juego sean menos propensos a la eyaculación precoz y a tener menos deseos sexuales.

Claro, esto no este resultado no es absoluto, ya que hay otros factores que pueden afectar. Sin embargo, las base para estas presunciones no son del todo descabelladas, ya que los videojuegos si son consumidos sin control, pueden ocasionar una adicción bastante peculiar.

Tecnohoy