Imágenes registradas el 29 de mayo por el satèlite Aqua de la NASA, mostraron un fenómeno que cambia de color parcialmente  del Bósforo de su habitual azul oscuro a un brillante y sutil turquesa.

El fitoplancton es el responsable que se produzca ese color.  Esta flora compone de organismos microscópicos que flotan en el ambiente acuático y producen su propio alimento a partir de la luz solar y de los nutrientes que se encuentran en el agua.

La presencia de Fitoplancton resulta beneficiosa para los peces, mariscos y otras criaturas marinas.La desventaja de de la frecuente  “floraciones” grandes puede resultar en pérdida de oxígeno del agua y podría acabar la vida marina local.

Leer más:

NASA intentará acercarse al Sol

 

 La aparición abundante de fitoplancton en la región de las aguas del mar negro, es común en los meses de verano.
 Tecnohoy