Facebook adquirió WhatsApp en 2014 con la promesa de que no utilizaría los datos de esa app para vincularlos con los de la red social. Esa fue la idea que transmitió, con una fundamentación: no tenía posibilidades técnicas para hacerlo. Todo resultó ser mentira y por ello la Comisión Europea (CE) multó a la empresa con €110 millones.

Leer más:

Francia multó a Facebook con 150.000 euros por utilizar datos de los usuarios

 

La CE inició una investigación en 2014 por la compra, que prácticamente quedó sentenciada el año pasado, cuando Facebook anunció que comenzaría a compartir datos de los usuarios de WhatsApp con la red social. La decisión, que Europa trató de frenar, abrió la posibilidad a que los datos fueran empleados para enviar publicidad.

“La decisión de hoy manda una clara señal a las empresas sobre que deben cumplir con todos los aspectos de las normas de fusiones de la UE, incluyendo la obligación de proporcionar información correcta. Impone una multa proporcionada y disuasoria a Facebook”, señaló en un comunicado la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager.

Ovrik