Uber es una empresa de transportes y no una mera plataforma tecnológica que pone en contacto a conductores y clientes. Este dictamen emitido esta mañana por el abogado general del Tribunal de Justicia de la Unión Europea –que normalmente suelen confirmar los jueces- pone en entredicho el modelo de negocio de Uber, pues permitirá a los 28 gobiernos del bloque exigir a la empresa que sus conductores cumplan requisitos profesionales como los taxistas.

El juicio se celebra por la denuncia de una asociación de taxistas de Barcelona

El juicio afecta a toda la UE y es una importantísima victoria para los taxistas en su conflicto con Uber, empresa a la que acusan de competir con malas artes porque a sus conductores no se le exigen los mismos requisitos que a un taxista, como licencia profesional y seguro especial.

Leer más:

Justicia de Buenos Aires ordena bloqueo de #Uber en todo el país

El abogado de la asociación de taxistas que consiguió elevar la causa hasta el Tribunal de Justicia de la UE dijo esta mañana que el dictamen “hace caer la mentira, no son economía colaborativa, son economía sumergida”.

La Comisión Europea por su parte lleva años defendiendo a empresas como Uber en nombre de la supuesta innovación que suponen en muchos sectores.

En un comunicado, Uber dijo que “esperaremos la decisión final del Tribunal a finales de año” y que “ser considerados una empresa de transporte no cambiaría la operativa que actualmente tenemos en la mayoría de los países de la UE”.

El Clarín