La empresa coreana ha asegurado  que el Galaxy S8, marca una nueva era en diseño, inteligencia y seguridad móvil.El alto número de pre-reservas que se han registrado en estas últimas semanas demuestra el interés de los consumidores por la innovación.

El Galaxy S8 (5,8 pulgadas) y el S8+ (6,2) incorporan varias novedades.

“La pantalla, que Samsung denomina «infinita», tiene un formato más alargado, y el sensor de huellas se ha llevado a la parte posterior. Todo ello ha permitido reducir considerablemente el tamaño del terminal. El S8 mide 14,8 centímetros, uno menos que el iPhone 7 Plus, y a pesar de ello tiene tres pulgadas más de pantalla”

El asistente inteligente Bixby (todavía no habla español) o el primer procesador de 10 nanómetros de la industria son otros de sus puntos fuertes. Pero si por algo destaca el nuevo smartphone premium de la compañía coreana es por su teórica inviolabilidad.

Construido sobre Samsung Knox, una plataforma de seguridad de nivel militar, el Galaxy S8 ofrece la posibilidad de desbloquear la pantalla mediante tres sistemas –patrón, PIN o contraseña, ordenados de menor a mayor seguridad-. A ellos se añaden una amplia selección de tecnologías biométricas, incluyendo reconocimiento facial, escáner dactilar y escáner del iris. Para utilizar este último es conveniente no llevar gafas o lentes de contacto y debemos sostener el móvil a entre 25 y 35 centímetros de la cara. También funciona mejor en interiores y se recomienda que la cámara y los sensores de proximidad frontales estén limpios. El proceso de registro dura unos segundos y a partir de entonces podremos desbloquear el teléfono de una forma nunca vista: con la mirada.

TecnoHoy con información de la Voz de España