La revista Science, ha divulgado que ha conseguido por primera vez hallar ADN de antepasados humanos como los neandertales y los denisovanos, junto a otras especies, en yacimientos donde no había huesos.

El avance, completamente revolucionario para el estudio de la evolución humana, ha sido posible gracias a una innovadora técnica desarrollada por un equipo internacional, en el que trabajan también científicos españoles del CSIC, la Universidad de Oviedo y el Instituto de Biología Evolutiva de la Universitat Pompeu Fabra.

A partir de ahora, según los autores del estudio en Science, será posible buscar ADN arcaico en lugares donde, aparentemente, como en la cueva imaginaria, no queden restos de nuestros antepasados. Dicho material genético podría proceder de restos de heridas o defecaciones de homínidos antiguos, o de animales que hubieran sido consumidos, y cuyos cadáveres se hayan descompuesto.

TecnoHoy