El Samsung Galaxy S8 viene con una serie de aplicaciones específicas de Samsung y otras preinstaladas por las operadoras.

Algunas aplicaciones son útiles, mientras que otras son sólo un desperdicio de espacio. Tú tienes dos opciones cuando se trata de lidiar con el bloatware: desinstalar o inhabilitar. La desinstalación de una aplicación precargada no es diferente a si instalaste la aplicación tú mismo.

Para desinstalar una aplicación en el Galaxy S8 y el nuevo launcher Samsung Experience, presiona el icono de la aplicación hasta que aparezca una ventana emergente. A continuación, toca en Desinstalar. Y eso es todo.

Deshabilitar una aplicación utiliza el mismo método. Mantén presionado, espera, toca Deshabilitar (disable), confirma y ya está. La única diferencia es que la opción “Desinstalar” se sustituye por “Desactivar”.

La inhabilitación de una aplicación no la elimina completamente del dispositivo, sino que sigue ahí, ocupa espacio, pero evita que se ejecute en segundo plano y el icono de la aplicación se elimina del cajón de aplicaciones. Te vas a dar cuenta de que algunas aplicaciones no se pueden desinstalar ni inhabilitar, incluyendo Samsung Connect o la nueva aplicación de recordatorios (Reminders). Sin embargo, puedes eliminar aplicaciones como Samsung Health y Samsung Notes.

Para averiguar qué aplicaciones ha instalado tu operadora telefónica sin tu permiso, abre el cajón de la aplicación y busca una carpeta con el nombre del operador. T-Mobile no hizo gran cosa con el Galaxy S8, pero sus competidores (sobre todo AT&T) son conocidos por preinstalar demasiadas aplicaciones.

CNET