Cuba, uno de los países con menor acceso y más vigilancia de internet, abrió su primer parque virtual de diversiones en La Habana.

Descrito por el gobierno socialista como el primer parque tecnológico de cuba, Hola Ola comenzó a operar en Navidad cerca del famoso malecón habanero.

La sala de diversión cuenta con tres simuladores de tiro, aviación y vehículos, una innovación en esta isla de 11,2 millones de habitantes que lleva a cabo una serie de reformas para actualizar su modelo de corte soviético que incluyen apertura a la inversión extranjera y al trabajo privado en algunas áreas.

El parque cuenta “con 15 computadoras, con una arquitectura de alta tecnología, y televisores de 32 pulgadas para los juegos con PC”, detalló a la prensa estatal Brígida Baeza, directora de los Joven Club de Computación y Electrónica (JCCE) en La Habana.

“Entre los servicios que brindaremos está el alquiler de tabletas, que durante estos primeros días será gratis hasta que se apruebe una tarifa módica”, comentó la funcionaria al diario Juventud Rebelde.

Sometido a un embargo estadounidense desde 1962, Cuba es uno de los países menos conectados a internet en el mundo.

Una hora de servicio cuesta el equivalente a US$1,50, lo que lo torna inaccesible para la mayoría de cubanos que percibe un ingreso mensual promedio de US$29.

En la isla hay unos 1.100 puntos de conexión a internet entre salas de navegación y zonas wifi.

El acceso domiciliario a la red está restringido a médicos, periodistas y abogados, y constituye uno de los principales reclamos que los cubanos le hacen al gobierno del presidente Raúl Castro.

El Espectador